ENTRE RIOS
La Provincia, 6/09,


Buscan ampliar la recaudación con Ingresos Brutos a los alquileres

La ATER detectó a contribuyentes que declaran ingresos por alquiler o arrendamiento en Ganancias, pero no pagan Ingresos Brutos. Habrá multas bajas para los que se allanen al reclamo
Carlos Matteoda
De la Redacción de UNO
cmatteoda@unoentrerios.com.ar

El organismo recaudador provincial detectó que en la provincia existen 3.524 contribuyentes que declaran en el Impuestos a las Ganancias -ante la AFIP- ingresos por la primera categoría, que corresponde a alquileres y arrendamientos; pero no tributan Ingresos Brutos por ese concepto en la jurisdicción provincial.
La detección de esos casos se realizó a partir del cruce de datos entre la base provincial de titulares inmuebles y las declaraciones juradas efectuadas por estos ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en el impuesto a las Ganancias.
Por esa razón, la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) inició un operativo de fiscalización sobre esos propietarios de inmuebles rurales y urbanos que no pagan el impuesto sobre los Ingresos Brutos por los alquileres que perciben.
De acuerdo al Código Fiscal vigente, quienes realizan operaciones de locación inmueble se encuentran alcanzados por ese gravamen, debiendo inscribirse como contribuyentes y declarar y pagar mensualmente sobre el monto de alquileres percibidos.
El Código Fiscal señala en el artículo 189 que solo estarán exentas del pago del impuesto, entre otros, el ingreso proveniente “de la locación de viviendas, siempre que el locador sea una persona física y que el importe mensual del alquiler no supere, el que establezca la Ley Impositiva”.
También señala que para el caso de inmuebles rurales “estarán exentos los ingresos provenientes de la locación, siempre que la suma de las valuaciones fiscales del año anterior, de los inmuebles locados en el ejercicio corriente, no supere el importe que establezca la Ley Impositiva. No están alcanzadas por esta exención las sociedades o empresas inscriptas en el Registro Público de Comercio (...)”.
En el caso de Entre Ríos, esos montos son relativamente bajos, por lo que deben pagar el impuesto los locadores que perciben desde 12.000 pesos anuales por el alquiler de inmuebles urbanos, esto es un alquiler mensual de 1.000 pesos; y también los propietarios de inmuebles rurales cuyo avalúo fiscal sea desde 80.000 pesos en adelante.

Presencia fiscal
Con esta información la Dirección de Fiscalización Tributaria intimará requiriendo la inscripción, declaración de los montos de alquileres o arrendamientos percibidos y el pago del impuesto no abonado.
El director de Fiscalización, César Del Castillo, manifestó: “La acción se inscribe en el marco de las políticas públicas del gobierno provincial orientadas a lograr mayor progresividad, equidad y justicia fiscal. Con este operativo, queremos poner en valor el gran cúmulo de datos que dispone la ATER provenientes de distintos organismos como AFIP, bancos, agentes de retención y percepción y paralelamente tener una mayor presencia fiscal, controlando en forma masiva o a un gran número de contribuyentes, lo que realizará mediante la creación de un área de fiscalización interna”.
El funcionario reveló que “entre los casos más relevantes existen dueños de grandes extensiones de campo que los arriendan por cifras millonarias, pero que no se encuentran inscriptos como contribuyentes. Lo mismo sucede con dueños de más de cinco propiedades urbanas. Aproximadamente el 12% del total a fiscalizar se trata de propietarios que no se encuentran inscriptos, por lo que la medida aportará a ampliar la base tributaria”, añadió.

El mecanismo
En una primera instancia, durante este mes se cursarán intimaciones sobre 84 casos relevantes situados en la ciudad de Paraná, para luego extender la acción a otros 687 contribuyentes también domiciliados en la capital provincial y finalmente al resto del territorio de la provincia.
Según el funcionario, con la primera comunicación se busca obtener el reconocimiento y el pago o la formulación de un convenio de pago de la deuda de manera inmediata, “la que en caso de no ser regularizada, requerirá de una inspección más profunda del contribuyente, pero también conllevará la aplicación de multas agravadas, pudiendo derivar en la gestión de cobro por la vía judicial”, advirtió .

Multas y beneficios
Aunque no se admite oficialmente, en los pasillos de la ATER se escucha decir que con la medida confían en sumar a la recaudación al menos 10 millones de pesos este año, por la ampliación de la base tributaria. Para conseguirlo rápidamente, se dispuso que quien se allane a la primera notificación de la ATER y en un plazo no mayor de 15 días concurra a pagar, se verá beneficiado con una multa equivalente a solo el 10% de lo adeudado.
Lo que se reclama es el 3% sobre los alquileres o arrendamientos percibidos en los períodos no prescriptos (2007, 2008, 2009, 2010 y 2011), no así de 2012, que aún no está en mora.
Si bien a ello el contribuyente deberá sumarle una multa por incumplimiento de los deberes formales, ya sea por no haber estado inscripto en Ingresos Brutos, o si habiendo estado registrado no declaró las ganancias por esta actividad; el beneficio igualmente es importante. Vale considerar que en caso de que el contribuyente intimado discuta la situación, la multa puede ir del 50% al 200% de lo adeudado, de acuerdo a la legislación vigente.
Está claro que si la presunción de la ATER es rebatida o discutida por el supuesto incumplidor el cobro se extiende en el tiempo; lo que no favorece tampoco los planes del ente recaudador
Los casos más relevantes, según el monto presuntamente evadido, corresponden a titulares ubicados en los departamentos Paraná, Concordia, Uruguay, Villaguay, Gualeguay, Victoria, Diamante, Nogoyá y Colón, según información del organismo recaudador.
Trascendió que el caso que involucra el mayor monto es el del propietario de una extensión de 8.114 hectáreas de campo que implica una suma de 12.871.848 pesos en concepto de arrendamientos que no han sido declarados a la ATER y por tanto no ha ingresado a las arcas provinciales el impuesto correspondiente, estimado en 386.155 pesos, a la fecha en que debió pagarse.

Las cifras
3% Es la alícuota aplicable al alquiler de inmuebles urbanos y al arrendamiento de campos.
3.524 Son los contribuyentes que declaran en Ganancias ingresos por la actividad, pero no pagan Ingresos Brutos por la misma.
10 Son los millones de pesos que esperan recaudar como mínimo con la tarea de fiscalización en lo que resta del año.
5 Son los períodos no prescriptos del gravamen que reclama la ATER.
8.114 Son las hectáreas arrendadas por el mayor supuesto evasor detectado con el cruce de datos.

Cómo se maneja la cuestión en Buenos Aires desde este año
La Ley Impositiva de la Provincia de Buenos Aires (Nº 14.333) introdujo para 2012 dos modificaciones en el tratamiento de la locación de inmuebles para el impuesto sobre los Ingresos Brutos. Por un lado, lo referido a las condiciones de exclusión de la actividad; y por el otro, la forma de liquidar el tributo.
Hasta el 31 de diciembre de 2011 se encontraban excluidas del objeto del impuesto -y por lo tanto no debían tributar- las locaciones de hasta dos inmuebles siempre que el ingreso obtenido no superara los 7.000 pesos mensuales u 84.000 anuales.
No tenía ninguna importancia el tipo de inmueble sometido a la locación (casa, departamento, galpón, campo, etc.) ni tampoco el destino que se le iba a dar a dicho bien.
A partir del 1º de enero, la administración de Daniel Scioli impulsó cambios en las condiciones de exclusión,y dejando fuera del objeto del impuesto las locaciones en las que se trate de un único inmueble alquilado, se destine a vivienda y el precio de la locación no supere 4.500 pesos mensuales o 54.000 pesos anuales.
Así, a partir de 2012, si un residente en esa provincia es locador de dos inmuebles, uno destinado a vivienda –por menos de 4.500 pesos mensuales- y otro destinado a una actividad comercial, quedará alcanzado por el impuesto sobre los Ingresos Brutos y la base imponible estará formada por el producto de ambas locaciones.
De la misma manera, si alquila un solo inmueble con destino comercial, también resultará alcanzado por el impuesto, ya que no verifica las condiciones de exclusión.
“No debe confundirse la exclusión de objeto con una exención”, explica al respecto Sebastián W. J. Vázquez, del estudio contable Vázquez y Asociados. “En el primer caso –único inmueble alquilado, destinado a vivienda y con un precio menor que 4.500 pesos mensuales o 54.000 anuales- la actividad queda fuera del objeto del impuesto y por lo tanto no se verifica el hecho imponible. En el segundo supuesto (exención) la actividad queda atrapada en su objeto y, por lo tanto, se verifica el hecho imponible para el impuesto. Así toda la actividad queda alcanzada y todos los ingresos de ella derivados forman parte de la base imponible, excepto que el propio Código exima por alguna razón a todos o algunos de los ingresos obtenidos”.
© 2009 Medios de Comunicación E.R. S.A. | Todos los derechos reservados .
Gabiton Diseño Web
preload image preload image preload image preload image preload image